¿Por qué se usa la avena para cuidado de la piel?

La avena es un cereal muy completo gracias a su aporte en hidratos de carbono, vitaminas y minerales. La avena posee diversas propiedades dermatológicas. Ofrece una hidratación y nutrición extrema a todo tipo de pieles. 

La avena proporciona una poderosa acción limpiadora, este es uno de sus mayores beneficios para la piel, pues absorbe toda la suciedad y residuos que se acumulan en los poros ofreciendo una limpieza profunda, y lo más interesante es que  cuida la estructura de la piel de forma natural y mantiene su pH (ligeramente ácido), esto debido a las proteínas que contiene.

Además, gracias a los lípidos y substancias absorbentes de agua que la componen, la avena es excelente para evitar la deshidratación de la piel, pues la protege de las agresiones externas manteniendo su barrera protectora.

Su acción calmante hace que la avena también sea muy usada en caso de irritaciones en la piel y otras afecciones como eccemas, picazones, dermatitis, urticarias o psoriasis. Ayuda a calmar y contrarrestar los daños ocasionados en la piel por estas condiciones.