La manzanilla (Matricaria chamomilla) es una de las plantas medicinales más conocida y utilizada desde la antigüedad.  Es originaria de Europa occidental (excepto Holanda) y del norte de Asia, aunque antiguamente crecía en abundancia en Grecia por motivos ornamentales. 

manzanilla.jpg

¿Cuáles son sus efectos?

Gracias a su contenido en aceite esencial y flavonoides, posee propiedades descongestivas y suavizantes. La manzanilla equilibra el estado de la piel y, además, ejerce una acción calmante sobre las terminaciones nerviosas, deja la piel descansada y relajada.

Tiene propiedades depurativas y antiinflamatorias por lo que es idónea para mantener la piel descongestionada y libre de acné.

La manzanilla, es un ingrediente natural adecuado para todo tipo de piel, y es especialmente indicada para pieles sensibles. Acelera la curación de las quemaduras, unifica el tono de la piel y disminuye las arrugas.